La comida


¿Querés que tu hija/o tenga un cumple feliz y a la vez te preocupa lo que se come en los cumpleaños y las consecuencias que esto trae? Existen muchas formas de brindar comidas y bebidas deliciosas, divertidas, prácticas y nutritivas en los cumples. ¡Guau, genial!, ¿no es cierto? Solo hace falta tener en cuenta dos cosas: 1. ¿Qué le gusta comer a al cumpleañero? 2. ¿Cómo alimento a mi hijo/a los restantes 364 días del año? Se dice que sobre gustos no hay nada escrito, pero es una verdad a medias. Se sabe que un niño, desde bebé, suele rechazar determinados alimentos y esto no quiere decir que no le gusten… Tal vez está ejercitando su capacidad de elegir, de sentirse autónomo y “grande”. Tal vez está cansado. Tal vez tiene mucha sal o está demasiado dulce. Por lo general los bebés prefieren los sabores suaves, ligeramente dulzones, como la leche materna. Es parte de la crianza ampliar el espectro de alimentos que ingieren nuestros hijos respetando sus etapas, sin forzar y sin desistir. Una forma de lograrlo es ofrecer un mismo alimento que nos sugiera el pediatra y que nuestro hijo/a rechaza bajo distintos “formatos”: en croqueta, en tarta, con fideos, como guarnición, como guiso, como pizzeta, etc. Si nunca en la vida los alentamos y educamos para que coman verduras y frutas (la mejor manera de hacerlo es siendo ejemplo) será difícil que en el día de su cumple se alegren de encontrar tomatitos cherry, frutos secos, frutillas y licuados o brochettes de fruta en la mesa del cumpleaños. En infinidad de ocasiones niños y niñas en comedores de escuelas me han dicho “no me gusta comer esto” y ante mi pregunta acerca de si alguna vez lo probaron responden con toda naturalidad: “¡No!”. Cuando notan que tal vez se están perdiendo de algo, suelen desear probarlo. Puedo asegurarles que he visto a más de un pequeño que “odiaba” el brócoli devorarse una porción de pizza integral de brócoli y queso o de espinaca y salsa blanca, o de cebolla acaramelada y zanahoria rallada y pedir con entusiasmo “¡Quiero más!”.

En un cumpleaños temático se pueden preparar bocadillos asociados al tema, por ejemplo, si es de princesas o piratas, se pueden preparar algunos dulces típicos de la época. También puede aprovecharse la época del año, por ejemplo en invierno en un cumple sobre animales salvajes pueden ofrecerse galletas caseras horneadas con trocitos de chocolate y banana con formas de leones, jirafas y elefantes (… no desesperar, se consiguen los moldes) y en un pijama party con proyección de pelis se puede ofrecer pop-corn de colores (con colorantes naturales). Por último, muchas familias llevan dietas especiales, ya sea por motivos religiosos, de salud, de filosofía de vida, etc. En vez de ver como un problema a la hora de ofrecer la comida en estos cumples, se puede aprovechar la situación como una gran oportunidad para que el niño/a socialice su cultura alimenticia familiar, deleitando a todos con alimentos que no tienen trigo (celíacos felices), que son aptos para diabéticos o que no contienen productos de origen animal.

Anuncios

2 comentarios to “La comida”

  1. Mailen junio 30, 2014 a 6:34 pm #

    Ay, nuestros padres están presionando para que incorporemos carne, salchicha, paty… a la primer vuelta al sol de nuestra pequeña Eluney. La realidad es que no queremos… ya bastante con que aceptamos que traigan comida para ayudarnos (porque es mucho gasto) y que tengan jamón…. o incluso, estamos debatiendo, si aceptaremos empanadas de carne por ejemplo. Es un tema! porque nos están ayudando! y nos critican que no tenemos que imponer nuestra alimentación que hay gente que no come lo que nosotros comemos!! (!!!). Y es difícil. Porque es mucha gente (familia numerosa) y seriamos felices de ofrcecerles comida alternativa…. pero tambien es mucho trabajo! y siempre los papis acaban cocinando y disfrutando poquito! 😦
    Me encanta tu blog Fer!!!!!!!!!! y: amamos gogreen!!!!!!!!!
    Espero haya pronto talleres para aprender sobre juego libre!!!

    • Lic. María Raiti junio 30, 2014 a 7:11 pm #

      Mmmm, te entiendo, es como un dilema… A mi siempre me ayuda abrirme, respirar profundo y pensar: ¿hay otras alternativas? Porque tranquilamente uno cuando recibe ayuda está en su derecho de pedir qué tipo de ayuda desea recibir pero tal vez haya más opciones que no evaluaron aun? ¿Otros caminos para resolver la misma situación? Respecto a la decisión sobre el vegetarianismo de los hijos, los padres tenemos toda la soberanía para decidir qué alimentación les queremos brindar y es indiscutible. Una vez que sentimos esto con claridad, por lo general lo podemos emanar casi sin tener que hablar y ya nadie sigue insistiendo. No se trata de querer convencer a nadie y no hay nada que defender: es un asunto que no está en juego. Dudo mucho que las personas invitadas no coman empanadas de humita??? Tal vez haya opciones Mailen, ojalá que sí!! Justo acabo de terminar un seminario de juego libre esta semana, pero estaré dando talleres de crianza respetada periódicamente en La Casa Naranja, ya te suscribiste al blog http://www.lacasanaranja.wordpress.com ? Así te llegan todas las novedades. Te mando un abrazo y gracias por compartir tu dificultad y tu aporte! Fer

¿Querés Una idea gratis? ¡Escribí una buena pregunta! (No respondo preguntas repetidas o generales porque la gracia está en captar lo especial de cada niño y honrarlo en su fiesta). Soy particularmente sensible a los errores masivos de ortografía, escribí bonito, te respondo bonito :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: