Archive | literatura infantil RSS feed for this section

¿Halloween Azteca? Literatura infantil y rituales personales para el 31 de octubre

14 Oct

 

¡Hola Chicas/os! El otro día republiqué el artículo de danzas circulares para un pijama party y me di cuenta que muchos lo veían por primera vez. Es que hay casi 200 archivos en el blog de pedi3deseos (sin contar los cientos de respuestas dadas en la sección habilitada para comentarios) y no se realmente si alguien los leyó a todos aparte de mi mamá (y yo misma, obvio). Por eso hoy se me ocurrió volver a compartir este artículo sobre Halloween con ideas acerca de lo que podemos hacer las mamás que queremos encontrarle la vuelta a celebraciones como la de Halloween, siendo que sentimos que no pertenece a nuestra cultura pero los chicos enloquecen por festejar. Aquí, mi humilde aporte que espero les guste y les sirva! Beso, Fer

Querida gente, quiero contarles desde hace un mes aproximadamente me propuse escribir sobre el tema de Halloween y su relación con la fiesta mexicana de Todos los Santos que refleja el encuentro de culturas entre las comunidades nativas y las tradiciones europeas. Pero por algún misterioso motivo (¡uhhhh!, ya hay algo de misterio….) no termino de hallar la motivación suficiente para hacerlo. Tampoco puedo encontrar en mi biblioteca Aztecas, de la colección Leyendas la editorial Longseller. Yo realicé las propuestas pedagógicas que forman parte de cada volumen de esta colección y sé que para los Aztecas hice una serie de actividades significativas para compartir con los chicos en esta fecha. Las sugerencias van desde un texto de Octavio Paz hasta una receta para hacer calaberas de azúcar. Buscar el archivo en la computadora también fue en vano… la he cambiado varias veces y si bien muchas cosas se han salvado, no todo llegó al puerto de mi última CPU y al parecer las propuestas de los aztecas están en ese bando.

En fin, habiendo compartido estas intimidades, les cuento qué me frena a escribir sobre el tema. Siendo argentina, no crecí junto a la fiesta de todos los Santos ni a la tradición de origen celta de Halloween. Las dos me representan el mundo globalizado (gustándome más la primera y menos la segunda aunque no tengo nada en contra de ninguna). Lo que sucede es que noto en este caso una vez más que el verdadero sentido que han tenido los rituales y las celebraciones a lo largo de la historia de la humanidad han quedado sepultados bajo los arrolladores intereses del mercado. Yo no quiero consumir mis fiestas, sino vivirlas al 100% con libertad interna. Y eso es lo que también  me propongo lograr con los servicios que brindamos en Pedí3Deseos.

Hoy, después de bastante reflexionar sobre el asunto (y de recibir una buena dosis de ideas y fotos sobre Halloween desde los blogs a los que estoy suscripta) me empecé a amigar con la idea y se me ocurrieron algunas sugerencias para que el 31 de octubre y el 1 de noviembre se vuelvan fechas importantes en la tradición de nuestras familias:

Anteponé tu sentido común por sobre todas las cosas.

Por ejemplo, en vez de tratar de conseguir infructuosamente enormes zapallos para convertirlos en Jack O´ Lanterns (en Argentina al menos yo jamás vi uno de esos) creá pequeños rituales que sean significativos para vos y tus pequeños. Tal vez pueden decorar la puerta de su habitación de un modo especial, hacer una mesa especial para colocar “tesoros de la naturaleza” como hojas, flores, piedras y plumas, cocinar juntos una receta de la abuela, jugar con linternas o inventar una historia de miedo juntos.

Anticipate conversando con tus hijos y tu familia acerca de la fiesta.


Investiguen un poco juntos de qué se trata, en qué países se celebra y qué es lo que se está recordando en esta fecha. Pueden leer algunos libros infantiles sobre el tema de las brujas, fantasmas y sustos. A mi me gusta mucho La bruja Berta (de Corky Paul y Valerie Thomas) que es tan entrañable como divertido. Para los más grandes me gusta Puro huesos (de Silvia Shujer) y también Fantasmas Escolares (ed. FCE).

Armá un recetario saludable (¡y no tanto!) de golosinas y cosas ricas

fabricacióncasera.com

Es una buena idea si querés agasajarlos con dulces en ese día. A mi me gusta mucho el sitio Fabricación Casera aunque no esperes encontrar allí calabacitas de mazapan ni caramelos de murciélagos. Pero hallarás recetas super geniales para hacer casi de todo: mantecol, pastelitos criollos, bombones, y tienen acá mil y una recetas de  golosinas. Personalizá estos dulces con la temática que elijas. Incluí en el recetario el mazapan, el azúcar orgánico, la miel, la harina integral y muchas frutas. Esta actividad te ayudará a conversar con tiempo sobre la importancia de comer dulces con moderación, el cuidado de la salud y el valor de los alimentos más naturales.

Aprovechá la oportunidad para conversar con tus hijos de las cosas que los asustan

latikaroy.org

Preparen disfraces, decoraciones y comidas que representen estos temores, para integrarlos a la vida y literalmente ¡reírsele en la cara al miedo! Te recomiendo algunos libros para hablar sobre el miedo como La señora regañona (ed. FCE) y La niña que iluminó la noche (de Ray Bradbury). Por sobre todas las cosas, te recomiendo que estés al tanto de las películas y cosas que miren los chicos en la tele en estos días. La fascinación por el horror es un fenómeno normal en los niños, que necesitan representarse un mundo de eventuales peligros para poder lidiar con ellos desde el juego y sobreponerse a sus propias fantasías con un carácter fortalecido. Pero cuando estas imágenes no son creadas por ellos mismos, ni por relatos aducados a la edad, sino por la industria cinematográfica, estos valores quedan alterados (por decir poco) y la infancia librada a los antojos visuales de adultos que en nada se relacionan con la inocente imaginación de un niño. No estoy diciendo que es malo, que no deben mirar, que apliques censura. Solo estoy diciendo que te recomiendo que estés al tanto de lo que miran con respeto y amor, pensando en el bien de todos. (Como educadora puedo darte muchos testimonios sobre este tema).

Conversen sobre los seres queridos que ya no están

babiestoday.com

 

Podés mostrales fotos de los seres queridos e importantes que los antecedieron en la vida y decidan encender una vela por ellos el 1 de noviembre. Averigüen algo sobre sus vidas, de donde vinieron, qué cosas hicieron, qué cara tenían (pueden hacer dibujos si no tenés fotos). Puede que esta propuesta te resulte fuerte, pero en verdad, para mí es la mejor de todas. Es una excelente oportunidad para integrar el hecho de la muerte con naturalidad y simpleza, integrándolo a la vida y quitándole su halo de misterio. Los adultos titubeamos tantas veces cuando queremos explicar la muerte a nuestros hijos, les inventamos historias y sin quererlo camuflamos un hecho sumamente trascendental de la vida. Ellos sin embargo, se sienten agradecidos cuando les brindamos la verdad con simpleza. Honrar a los antepasados es un maravilloso ritual para un niño y lo tranquiliza ante su propio destino. Te recomiendo sobre este tema de la muerte de los abuelos algunos libros maravillosos como Ani y la Anciana (ed. FCE), Ramona la Mona (de Aitana Carrasco, ed. FCE) y Corazón Tic Tac (de María Paula Dufour, ed. Mondadori).

Si sos habilidosa, te gustan las manualidades y tenés tiempo, buscá ideas en la web


Para disfraces, ambientaciones, souvenirs, artesanías y todo lo otro que te puedas imaginar para darle un toque personal a esta fiesta.  Te dejo algunos links:

¡Bueno, eso es todo!

¡Ah, no! Una cosa más:

Madres queridas, si alguna tiene el libro Aztecas, de Longseller, pueden subir en los comentarios alguna de las sugerencias que puse allí… ¡¡pienso y pienso y no puedo acordarme lo que había escrito!!  ¿Será que estoy embrujada?

Muchos cuentos y un disparate. Un cumple de literatura para chiquitines que cumplen 4 años.

23 Nov

© Fernanda Raiti. Pedí3Deseos.

Quiero compartir hoy con ustedes esta planificación que preparé para Melina y su hijito Joaquín.

Los datos necesarios para personalizar el cumple

Ella nos contaba que quería un cumple relacionado a la literatura y los cuentos cortos, que Joaquín es un nene desenvuelto (sin timidez), activo y que comparte todo. También nos decía que es participativo y que le gustan los juegos de pelota-paleta, autos, pistas, trineos, cuentos, monopatín, triciclo y guitarra. Ella había pensado en usar a María Elena Walsh como tema para la fiesta. Con esta información, preparé la siguiente planificación. Espero que les guste y que otros pequeños amantes de los cuentos, al igual que Joaquín, disfruten mucho de su cumple lleno de juegos e imaginación.

La planificación

  • Recepción

Al recibir a los chicos te propongo que les coloques un distintivo de color hecho con etiqueta que tenga escrito el nombre de un personaje de las canciones de María Elena Walsh. Pueden estar “perro salchicicha (rojo)”, “la mona Jacinta (amarillo)”, “la naranja loca (naranja)” y “Osías el osito (azul)” (o los personajes y colores que a vos y a Joaquín les gusten). Te recomiendo que sea de canciones o coplas y poesías de María Elena y no de cuentos porque sus cuentos suelen ser más largos y no tan adecuados para la edad y es probable que no los conozcan todavía.

Así los tendrás organizados para varios de los juegos que harán, llamándolos ya sea por el color o por el personaje. Si querés que se mezclen más los grupos hacé que no coincida el color con el personaje, por ejemplo, poné un “perro salchicha” en una etiqueta de cada color y así con el resto. De este modo, podés llamar a los “azules” o a los “perros salchichas” y se formarán dos grupos distintos.

  • Los juegos

Comenzá contándoles una historia corta, inventada con anécdotas disparatadas o tomadas de la vida de Joaquín, donde el protagonista sea uno de estos personajes que elegiste, por ejemplo una anécdota disparatada podría ser:

“El perro salchicha se comió una salchicha y la mamá distraída lo guardó en la heladera.

– ¿Donde está el perro? preguntaban todos.

– Debe estar en la cucha dijo la mamá.

– En la cucha solo hay una Pativiena, dijo el nene mientras la mamá se agarraba la cabeza dándose cuenta de la equivocación.

– ¡Pobre perro salchicha, lo metí en la heladera se dijo mientras corría a abrirla!

Cuando abrió la puerta, perro salchicha saltó de adentro con guantes, gorro, bufanda y patines de hielo. Ladró largando humito frío y salió a patinar por todo el living y balcón.”

Organizá entonces un juego para patinar sobre cuadraditos de tela de colores (también podés ponerles un elástico para que agarren mejor el zapato, como una pantuflita) con la canción del perro salchicha. Esto lo hacen todos los grupos, pero los perros salchicha son los ayudantes que reparten y vuelven a juntar los patines.

Cuando termina la canción, los llamás de nuevo a la ronda para que te cuenten lo que pasó en la canción. ¿Qué perro salchicha estaba en la playa y se lo llevó una gaviota? Eso me hace acordar a una naranja que estaba en una zanja… Y así contás el siguiente cuento corto basado en la canción del Twist del Mono Liso para que sirva de introducción al próximo juego con pelotas de colores.  Podría ser con pelotas puestas en un gran tarro en el centro y 4 palanganas en las esquinas de los colores de los equipos. Los chicos de cada equipo tienen que llevar la mayor cantidad de pelotas a su palangana como si estuvieran atrapando “la naranja de la zanja” mientras dura la canción. Después todos traen las palanganas al centro y las vuelven a volcar en el tarro del centro. (si quieren repetir cualquiera de los juegos, ¡dejalos! Muchas veces los chicos necesitan jugar dos o tres veces a lo mismo para terminar de entender el juego y las posibilidades de movimiento y recreación que les ofrece. Pueden así disfrutarlo a fondo y es importante dejarlos mientras veas que realmente tienen entusiasmo. Se sientan de nuevo en la ronda y les contás otro cuento corto, como:

“La Mona Jacinta se ha puesto una cinta. Hace monerías, se disfraza y se cree que es una campeona que puede hacer gol en el living de su casa. No mira otra cosa que no sea la pelota, retrocede, toma carrera, corre el sillón para tener más cancha y despega corriendo a toda velocidad. Patea con todas sus fuerzas y….

–          ¡¡¡Gooooollll!

Encesta la pelota en el jarrón que cae al suelo roto de verdad. Pero la mona Jacinta no lo ve. Ya se fue disfrazada de exploradora a salvar a los animales de la selva. La mamá, en cambio, está muy enojada. La llama, le señala el jarrón y se lo da para arreglar. Claro que no sabe que Jacinta ahora es un mecánico que con plasticota y tuercas convierte el jarrón en un auto de carreras.

– ¡Ay Jacinta! Cuando tu mamá te vea, ¿qué dirá de esta nena, qué dirá de tu auto de carreras?, se dice la mona mientras se vuelve a disfrazar.

– ¡Dirá que es una guitarra!, se responde la mona cantando una canción de zapatos rotos. Porque Jacinta, señoras y señores, no solo es una mona. Es una mona muy, pero muy loca.”

Por eso, deciles, el jarrón les quedó a ustedes para arreglarlo. Dales entonces a cada grupo un rompecabezas de pocas piezas con la imagen de un jarrón y en el centro del jarrón el dibujo del personaje que ellos son. Podés imprimir un dibujo de Jarrón de internet, pegarle al centro el dibujo de su personaje y cortarlo en cuatro o cinco partes con líneas rectas.

Proponeles luego que se disfracen, así como se disfrazaba Jacinta. Ayudalos dándoles algunas opciones que te parezcan piolas a vos y no tan estereotipadas como las que elige Jacinta. Aunque las más convencionales: bombero, astronauta, princesa y hada están muy bien también. Entregales entonces tules de colores para que jueguen a disfrazarse mientras escuchan la canción de la Mona Jacinta y jugá a preguntarles qué es cada uno como si les estuvieras haciendo una entrevista. ¿Usted señor qué hace? Después hacé un juego de estatuas, que se tienen que quedar quietos por equipo cortando la música y diciendo “Soy la mamá de Jacinta y congelo a los azules, a los rojos y los amarillos y vemos como bailan los naranjas”, etc. Y así, vas cambiando de grupo para que bailen todos. Después les decís: “Soy la mamá de Jacinta y los quiero atrapar!” y jugás a correrlos y atraparlos.

Organizá también algún juego de carrera de obstáculos y de cantar canciones donde haya que mover partes del cuerpo.

Esto completará la fiesta con propuestas donde el cuerpo es el protagonista, que es el mayor disfrute para los chicos de esta edad. De este modo, habrá mucho movimiento pero también mucha imaginación, se acercarán a los personajes de María Elena Walsh y disfrutarán escuchando cuentos cortos que les darán nuevas ideas para jugar e imaginar, enriqueciendo así el valor de la literatura en sus vidas. La idea del souvenir de un revistero con cuentos cortos es muy buena y seguro que a todos les va a gustar.

¡Espero que te gusten las ideas tanto como me gustó a mí escribirlas y que tu pequeño cuentista de 4 años disfrute mucho de su cumpleaños! Con mucho cariño,

Fernanda

Coordinadora de Pedí3Deseos. Te los cumplimos.

 

A %d blogueros les gusta esto: